La verdadera bestia


bestiaLlegando al valle encantado,
me encuentro con dos dulces criaturas revoltosas,
inquietas y traviesas.

Una sube por los arboles,
y otra gira por los suelos.

La bella durmiente disfruta de su merecida siesta,
cuidando de su retoño entre sus brazos.

Una de las criaturas a pesar de las advertencias,
se cayo de los árboles de cabeza
entonces lo tome del suelo
y le abracé, pero fue en ese momento
que salió la verdadera bestia,

r
eprochando a la dulce criatura por no hacerle caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s